Social

domingo, 16 de diciembre de 2012

¿CÓMO ACTÚAN EL CLUB DEPORTES TOLIMA Y SUS HINCHAS ANTE LA MEDIOCRIDAD DE LA LIGA COLOMBIANA?


El Deportes Tolima fue primero en reclasificación en el 2012 sumando 80 puntos lo cual le otorga un cupo a Copa Libertadores del año 2013, esto lo celebramos y es muy bueno, ya que otros equipos no tienen esta posibilidad año tras año como lo hace el Tolima ¿Pero un equipo que es primero en el primer o en el segundo semestre  no merece ser Campeón de su país? Esta es la mediocridad del fútbol colombiano donde los cuadrangulares dañan las campañas de buenos equipos que salen primeros en el torneo todos contra todos. En Argentina, Italia, Alemania, España y otras ligas del mundo siempre sale Campeón el primero por merecimiento y porque acumula la mayoría de puntos, por ello los equipos extranjeros llegan bien preparados a un torneo continental con la mentalidad de ser campeones; pero en Colombia y algunos países de Latinoamérica como Chile o México se alarga el campeonato y puede llegar cualquier equipo a la final e incluso clasificarse a Libertadores o Sudamericana sin hacer una campaña brillante.

Aunque Tolima fue Campeón en el 2003 ganando su grupo de cuadrangulares y la final ante el Cali, es claro que este sistema de juego no hace que el fútbol colombiano sea competitivo y de mejor calidad para afrontar torneos internacionales con los mejores equipos del rentado nacional y empezar a ganar títulos para codearse con los grandes equipos y selecciones nacionales del mundo.

Mirando la situación de otros equipos de Colombia se pueden observar grandes incoherencias. Por ejemplo el Medellín fue subcampeón frente a Millonarios pero no disputara Libertadores ni la Sudamericana en el 2013 ¿Acaso ser subcampeón no amerita participar en un torneo continental? Lo curioso es que el conjunto paisa fue undécimo en la reclasificación con 56 puntos y es subcampeón de Colombia ¿Tiene esto alguna lógica?

Pasto fue subcampeón en el primer semestre y logro salvar un cupo a Copa Sudamericana siendo tercero en reclasificación con 74 puntos, de no haber sumado estos puntos a los nariñenses les hubiera ocurrido lo mismo del Medellín.

Es claro que los cuadrangulares son un negocio para la Dimayor dejando los verdaderos merecimientos y la justicia en el fútbol colombiano a un lado. Pero si un equipo quiere ser Campeón debe ganar y superar todos estos obstáculos, aunque el campeonato sea injusto se debe luchar contra ello ganando los partidos y preparando mejor al equipo para los cuadrangulares, esto es algo que le ha faltado al Tolima en las finales pues el equipo se ve descompensado ha causa de lesiones, malos arbitrajes, expulsiones y decisiones inoportunas por parte de la dirigencia.

El Deportes Tolima siempre esta muy cerca de ser Campeón pero existen situaciones extra que afectan al grupo de jugadores y a los hinchas donde Gabriel Camargo tiene mucho que ver. Estas son algunas de esas situaciones que como hinchas no debemos permitir que sigan ocurriendo en Ibagué:


1. Los arbitros: Este año Wilson Lamoroux y Luis Fernando Trujillo pitaron en contra de Tolima expulsando a Anthony Silva por supuestas agresiones verbales en los partidos frente a Pasto e Itagüí, incluso es inaudito que Trujillo expulso a Silva sin mostrarle la tarjeta roja al final del partido. A muchos jugadores se les puso sanciones y multas exageradas a lo largo del campeonato, luego en el partido por cuadrangulares frente a Junior el juez Francisco Peñuela tuvo la oportunidad de volver a pitar en Ibagué después de sus malas actuaciones en partidos pasados en el Manuel Murillo Toro, justamente ese día salieron expulsados Gerardo Vallejo y Félix Noguera. ¿Por qué los dirigentes permiten que estos árbitros sigan pitando cuando no ofrecen garantías? ¿Por qué Camargo deja que le den pito al equipo y no toma posturas firmes frente a esta situación?

2. La represión a los hinchas: Es inaudito que en Ibagué no se permita el ingreso de una bandera, una gorra, una sombrilla o una correa, mientras en otros estadios como el de Bogotá, Medellín, Cali y otros escenarios deportivos del país las barras y la gente llenan de colorido la tribuna. No solo son las restricciones de ingreso de objetos si no la dificultad y el desorden en el ingreso a la tribuna sur y las requisas abusivas por parte de la policía que alejan a la gente del estadio. 

A pesar de las promociones en las boletas, la tribuna familiar y el gancho muchos hinchas tomaron la represión policial como excusa para no acompañar al equipo cuando más lo necesitaba. Contra viento y marea la hinchada debe hacerse sentir en el Manuel Murillo Toro y asistir de forma masiva para doblegar las decisiones de la autoridad con el argumento tan simple de estar presentes en el estadio sin hacer uso de la violencia.

A los hinchas se les requisa como delincuentes y se les oprime, pero la salida del estadio es peligrosa y por plena carrera quinta no hay ningún policía  esto le da paso a los mal llamados hinchas que usan la camiseta del equipo para robar; ellos hacen de las suyas por toda la carrera quinta y a los alrededores del estadio. Además muchas veces la cantidad de efectivos para brindar seguridad en partidos de categoría A es muy pobre, los dispositivos de la policía son mediocres y en lugar de proteger al hincha lo irrespetan con medidas absurdas. Lo peor es que Gabriel Camargo reclama que la gente no va al estadio pero no toma cartas en este asunto mediando con el gobierno local para que la hinchada sea respetada ¿Don Gabriel le están afectando el bolsillo y usted no hace nada?

3. Los dirigentes toman decisiones inadecuadas en momentos decisivos para el equipo: En realidad es doloroso ver como Camargo anuncia terminación de contratos y venta de jugadores sin terminar los cuadrangulares finales, cuando las prioridades deberían ser pasar a la final y ser Campeón. Es inaudito que la prensa tenga esa información y la divulgue como si el campeonato hubiera terminado. Lo correcto es terminar el campeonato para que el Club comunique de forma oficial cuales jugadores llegan o se van ante los medios de comunicación. Además el escándalo del gerente Ricardo Salazar y Gerardo Vallejo donde hubo cruce de palabras y posibles agresiones físicas; dejan al descubierto que el clima humano que necesita un equipo de fútbol para buscar un objetivo común no es el adecuado.

Otro hecho doloroso fue la salida de Jorge Bernal, el Cacique expreso que Camargo es quien toma la decisión de quienes juegan y quienes no, al igual que el paraguayo Manuel Maciel que fue separado del equipo por hacer esta denuncia en su Twitter ¿Este es el manejo que se le debe dar a un Club de la primera A? ¿Por diferencias personales es justo y conveniente para el Tolima que un técnico que hizo una gran campaña en el primer semestre se vaya? ¿Era conveniente la salida de Bernal en un partido crucial ante la U. Católica por Copa Sudamericana afectando el ritmo de trabajo y el animo del grupo de jugadores?

Y no solo es el caso Bernal, si no también la exclusión de jugadores como Gerardo Vallejo, Darío Bustos y Henry Rojas que fueron separados del equipo por caprichos de Camargo cuando la nómina estaba incompleta, tan solo al final del torneo Henry Rojas fue rescatado por Carlos Castro. ¿Qué esta primero las diferencias personales y los malentendidos o lo deportivo?

Los jugadores que se contratan son grandes profesionales y las intenciones de Camargo pueden ser buenas para que el equipo tenga una estrella, pero sus decisiones y sus pataletas nos privan de esa alegría.

4. La idiosincrasia de la hinchada: En Ibagué el hincha vive de especulaciones y chismes, ya se ha vuelto común y fastidioso escuchar que Camargo vende las finales, que la lesión de Marrugo era falsa o las críticas contra los técnicos de nuestra tierra como Hernan Torres y Carlos Castro llamándolos 'burros' cuando en realidad se debe apoyar a la gente de la Tierra y darle una oportunidad. Muchos criticaban los cambios de Carlos Castro, pero con jugadores lesionados y expulsados la plantilla no daba para más. La gente exige, crítica y forma chismes ¿Está es la energía positiva que como hinchas le brindamos al equipo? Para exigir y criticar hay que alentar, acompañar en masa y llenar el Manuel Murillo Toro, para merecer el título de Campeones. Por ello es doloroso que Marrugo en su despedida nos diga que los grandes equipos los forma la hinchada. Tenemos un gran equipo que no existe en otra ciudad del país y la gente no lo valora como tal, lamentablemente para que el Tolima sea Campeón necesita de ese empujón de una hinchada fiel, pero siempre son los mismos 3.000. ¿Quién se motiva a jugar al fútbol en un estadio vació?

En conclusión hay que dejarse de excusas y acompañar al Tolima en el 2013 y durante toda la vida. Aunque el campeonato sea largo e injusto en algunos casos; el Vinotinto y Oro ha demostrado que tiene condiciones para ser Campeón bajo este sistema de juego. Es cierto que Camargo y la policía han cometido errores que no favorecen el bienestar del equipo, del espectáculo y del hincha, pero solo se puede exigir cambios asistiendo al Manuel Murillo Toro y haciendo sentir que el pueblo Tolimensista esta unido alrededor del conjunto Pijao. Solo así las demandas del hincha serán escuchadas; pero si nos quedamos callados, solo hacemos bulla en las redes sociales y no vamos al estadio Camargo y la policía seguirán haciendo lo que quieren con el Tolima y con los hinchas.

No hay comentarios:

Publicar un comentario